Sus padres les enseñaron a programar, ahora sueñan con dedicarse a la robótica

David y Yuliano Sisterna tienen 19 y 13 años. Ambos son estudiantes de la Escuela de Robótica. Sus padres se dedican a la informática, motivo por el cual, desde muy pequeños, ambos hermanos aprendieron a desarrollar sus habilidades tecnológicas. Ahora, sueñan con especializarse en robótica.

David contó a Canal 12 sobre su llegada al establecimiento, que comenzó en 2017. “A mi papá le gusta la tecnología y mi mamá es docente en analista de sistema, por eso llegué a la Escuela. Ellos veían mis gustos por la informática, la electrónica y la robótica. Apenas supieron me inscribieron. Con el tiempo, la escuela se volvió una casa para mi”, afirmó el mayor de los Sisterna.

Por su parte, Yuliano, de 13, relató que ingresó a la Escuela de Robótica a los 7 años. “Me inscribieron mis papás porque vieron que era algo que me iba a servir para el futuro. Con el tiempo me di cuenta que era muy buena la escuela”, contó.

El equipo Sisterna, @teamsisternita, como aparecen en Instagram, está conformado por toda la familia. Según detalló David, sus padres, Silvia y Alejandro, apoyan los proyectos y la educación de ambos. La participación es notoria, ya que su madre es la encargada de ayudar a programar y su padre es asesor en los diseños y electrónica del robot.

El esfuerzo que vale la pena

Los hermanos viven en el barrio A4 de la capital misionera y viajan una hora en colectivo, semanalmente, hacia la Escuela de Robótica. Ambos sostuvieron que el trayecto “vale el esfuerzo”. En este sentido, el más pequeño destacó que “el día a día de la escuela de robótica es aprender cosas que solo podes aprendes en este lugar”. Por su parte, David resaltó que “la enseñanza es muy linda, desarrollas los proyectos con otros chicos, cooperas. Además, entre todos nos llevamos bien, se forjó una amistad”.

Tanto Yuliano como David idearon proyectos que tuvieron gran trascendencia en la Liga Nacional de Robótica. Con materiales reciclados, David fabricó un robot de sumo, autoindependiente en las canchas donde participa. “El robot se maneja solo por medio de sensores y derriba al oponente”, aclaró.

En tanto, Yuliano explicó que realizó un robot, que tiene la misma finalidad que el de su hermano, pero su manejo es a través de bluetooth. Ahora, desarrolla un proyecto llamado ‘’creador de filamento’’ que, según adelantó, es una idea que tienen con su papá hace mucho tiempo.

Misiones y la tecnología, herramientas del futuro

David es egresado de la primera promoción de la Escuela de Innovación. Con título de Bachiller en Especialización en Robótica, el joven planea dedicarse a la carrera de analista en sistema, como su mamá. “La Escuela de Robótica me ayudo en muchas de estas decisiones. Con el tiempo me gustaría estudiar mecatrónica y ciberseguridad”, manifestó.

Mientras, Yuliano aseguró que quiere ser ingeniero en robótica y profundizar sus estudios en seguridad cibernética. “Quiero seguir capacitándome porque me servirá para mis planes a futuro”, comentó.

Sobre el trabajo que se lleva a cabo en la provincia, David destacó la importancia de la tecnología, la innovación y su fomento. “Es importante que vean a Misiones con mucho potencial tanto en los jóvenes, que somos parte del futuro, como a la provincia en general”, consideró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *